Diagnóstico sobre el acceso al financiamiento para emprendedores chilenos

Al analizar los resultados presentados en base a la Tercera Encuesta de Microemprendimiento, se puede determinar que existen restricciones o limitaciones al financiamiento de los emprendimientos y, además, hay diferencias en el acceso y la tenencia de deudas según las características de los propios emprendedores y de sus negocios.

001 Acceso a Financiamiento de los Emprendimiento

La correcta caracterización de los emprendimientos, en particular, de su relación con el sistema financiero, es un insumo clave para direccionar la política pública en su afán de fomentar los emprendimientos, facilitar su crecimiento y aumento de valor. Una economía dinámica permite generar un gran número de emprendimientos de manera que las ideas se desarrollen y validen en el mercado y los recursos económicos se muevan entre sectores y empresas hacia aquellas más eficientes.

Para lo anterior, el Ministerio de Economía desarrolló en conjunto con el Instituto Nacional de Estadísticas, la Tercera Encuesta de Microemprendimiento del año 2013 (III EME). A partir de ella, es posible realizar un diagnóstico sobre el acceso al financiamiento de los emprendimientos del país, la situación crediticia y las necesidades que enfrentan de acuerdo a las diferentes características de los emprendedores y sus emprendimientos.

1. Acceso al financiamiento formal

Se mide el acceso al financiamiento a través de dos variables: por un lado la solicitud de un préstamo por parte de los emprendedores y los resultados de esto y, por otro, las deudas y tipos de acreencias. Además, se estudia el financiamiento inicial del negocio.

1.1. Solicitud de préstamos

Respecto a la solicitud de un préstamo bancario con fines del negocio, los resultados de la encuesta arrojan que un 29,6% de emprendedores sí han solicitado, lo que corresponde a 519.480 emprendedores a lo largo del país.

El 70,4% restante de los emprendedores no ha solicitado jamás un préstamo, lo que no deja de llamar la atención, ya que esto corresponde a más de 1 millón 200 mil dueños de negocios. Entre los motivos para no solicitar un préstamo se encuentra en primer lugar que el emprendedor no lo necesita, con un 32,7%. Le siguen en similar importancia aquellos que mencionan que no le gusta pedir préstamos (20,0% del total), aquellos que creen que no le otorgarían un préstamo por no cumplir con los requisitos (21,0%) y quienes dicen que no podrían hacer frente con los pagos (18,0%).

1.2. Deudas de los emprendedores

En el trimestre de referencia, un 22,4% de los encuestados mantenía una deuda, pudiendo ser ésta con un banco u otra institución financiera, como una cooperativa o una casa comercial, con algún programa de gobierno, o bien, con alguna institución sin fines de lucro de financiamiento al emprendimiento. Esto equivale a que 393.262 emprendedores mantenían algún préstamo formal, mientras que 1.360.242 no reportan deudas.

1.3. Financiamiento inicial

En cuanto al financiamiento inicial de los negocios, según mencionan los emprendedores, destaca que un 14,8% de los emprendedores no ha requerido ningún tipo de financiamiento inicial.

Si bien puede resultar extraño que casi un 15% de los emprendimientos no necesiten financiamiento inicial, esto puede deberse a dos causas. Primero, a que parte de estos negocios se refieren a servicios donde el bien suministrado es, básicamente, el trabajo de la persona. O bien, a que la pregunta apunta (o se entiende) a los recursos monetarios y los encuestados no consideraron aquel aporte inicial consistente en especies, ya sea en herramientas y/o insumos o el bien final entregado, por ejemplo, en concesión o con pago a plazo.

Respecto al origen del financiamiento inicial, de aquellos emprendedores que si utilizaron un financiamiento inicial en dinero, la fuente de mayor importancia reportada en más de tres cuartos de los casos, son los ahorros o recursos propios con un 75,5%. A éstos le siguen los préstamos de parientes o amigos con un 9,0%. Así, casi el 85% de los emprendedores que requirieron un financiamiento inicial, lo encontraron fuera del sistema formal de financiamiento, utilizando sus propios recursos o los de personas cercanas.

1.4. Financiamiento de capital de trabajo

Los resultados de la encuesta muestran que un 10,6% de los emprendedores dice no requerir capital de trabajo, mientras que un 89,4% señala que sí. En cuanto a los emprendimientos que declaran requerir capital de trabajo para su funcionamiento, un 61,5% menciona que utiliza como medio principal de financiamiento las ganancias del negocio, mientras que un 33,7% reporta que lo hace con ahorros o recursos propios.

2. Financiamiento y características del emprendedor

Tras estudiar la situación general de financiamiento de los emprendimientos en el país, la inquietud que sigue es si se observa que las diferencias de los emprendedores también importan. Para esto se utilizan variables como el género, grupo etario y nivel de escolaridad.

  • Género. Para el acceso a financiamiento se aprecian significativas diferencias por género. En el caso de los hombres, un 24,5% tiene alguna deuda por fines del negocio, mientras que en el caso de las mujeres esto alcanza al 19%.
  • Grupo etario. Los resultados de la encuesta muestran que hay claras diferencias en el acceso o uso de financiamiento en los emprendedores según su edad. El grupo más joven es el que tiene deudas en un menor porcentaje, con solo un 6,9%, mientras que el grupo con mayor cantidad de préstamos es aquel entre 45 y 54 años de edad. Luego, la proporción de emprendedores endeudados decae hacia los de mayor edad, con un 16,9% entre los mayores de 65 años.
  • Nivel educacional. Por nivel educacional, como es esperable, el grado de endeudamiento de los emprendedores aumenta conforme el nivel alcanzado es mayor. Así, entre quienes no tienen educación básica, menos de un 10% tiene deudas. Luego, entre quienes cuentan únicamente con educación básica, el porcentaje que cuenta con préstamos es de un 15,1%, en educación media sube 10 puntos hasta 25,4%, lo que se mantiene relativamente parejo entre los técnicos y profesionales. Por último, respecto a quienes tienen postgrado, el uso de créditos con fines del negocio llega a un 31,0%. Al analizar estas cifras se debe tener en cuenta que un 30,7% de los emprendedores cursó sólo hasta educación básica y que un 41,2% llegó hasta media. Luego, los universitarios son un 15,8% y los técnicos un 8,5%, entre otros niveles.

Consideraciones y conclusiones de la encuesta

A partir de los resultados presentados en base a la 3° Encuesta de Microemprendimiento, se puede concluir, a grandes rasgos, que existen restricciones o limitaciones al financiamiento de los emprendimientos y que hay diferencias en el acceso y la tenencia de deudas según las características de los propios emprendedores y de sus negocios.

Se observa que uno de cada tres emprendedores ha solicitado alguna vez un préstamo o crédito formal, mientras que un 22,4% de los emprendedores cuenta actualmente con un crédito con fines del negocio. Dentro del grupo que cuenta con algún préstamo, éste fue otorgado mayoritariamente al emprendedor y no al negocio. Asimismo, de los emprendedores que han recibido un préstamo, un 40,8% ha sido de consumo, mientras que los préstamos comerciales alcanzan a un 21,3% de los emprendedores.

Esta situación muestra una distorsión del sistema financiero al momento de entregar un préstamo a los emprendedores. Por un lado, debido a la falta de historial crediticio, garantías u otras razones que dificultan el análisis de riesgo de las instituciones, los préstamos son otorgados a las personas naturales detrás de los emprendimientos. Además, el producto más utilizado para financiar los negocios es el crédito de consumo, cuyo fin no es el otorgar recursos a una actividad comercial, sino para que una persona realice gastos de consumo, típicamente bienes para el hogar, refinanciar deudas, tratamientos médicos o vacaciones, entre otros gastos.

Entre las diferencias que se observan en el acceso a financiamiento según características de los emprendedores, se encuentra que los hombres han accedido en mayor medida a préstamos. Asimismo, a mayor nivel de educación, mayor es la utilización de préstamos o créditos. En cuanto a grupos etarios, los más jóvenes y los mayores de 65 años muestran una menor utilización de préstamos.

Respecto a las características de los negocios, no se perciben mayores diferencias por ubicación geográfica, no así por actividad económica, donde destacan las empresas de Transporte, Comunicaciones y Logísticas, Hoteles y Restaurantes e Intermediación Financiera como aquellas con mayor uso de préstamos.

Por su parte, el empleo generado, variable que internacionalmente se usa una aproximación para determinar el tamaño de las empresas, muestra marcadas diferencias en el acceso a financiamiento. Mientras que un 14,8% de las empresas que no generan empleo tiene deudas, en el caso de las que generan empleo, el uso de préstamos llega a un 39,6% en promedio. Adicionalmente, a medida que las empresas generan más puestos de trabajo (i.e. son más grandes), la proporción de las que tiene algun préstamo o crédito vigente es mayor, llegando a más del 80% en las empresas que tienen 50 trabajadores o más.

Finalmente, destaca que existen varios campos de acción, para organismos públicos y privados en fomentar el acceso a financiamiento de los emprendimientos. El impulso de los programas de garantías estatales que favorece el acceso al crédito y a condiciones más favorables ha mostrado positivos resultados en Chile y el mundo. Además, iniciativas comoel portal que permite crear empresas en un día favorece la formalización y con ello también el acceso a financiamiento comercial.

Asimismo, las instituciones financieras requieren generar y enfocar sus productos a las características de los emprendedores que se encuentran fuera del financiamiento formal. Si solo un 22,4% tiene algún préstamo, el potencial de crecimiento es considerable.

Para conocer más detalles de la investigación, lo invitamos a revisar el documento: Acceso a financiamiento en los emprendimientos.

Facebook

Twitter