¿Se puede enseñar a innovar? El caso de las universidades chilenas

Las palabras innovación y emprendimiento están en boca de todos en estos tiempos. Frases como “hay que innovar”, “es necesario emprender”, se escuchan en cuanto seminario se organiza. Pero, ¿cómo realmente se innova? ?Se puede enseñar a ser emprendedor?
.
Algunas universidades chilenas lo creen firmemente y en los últimos años han incorporado en sus mallas curriculares cursos obligatorios y electivos de emprendimiento e innovación. Muchos de ellos se imparten en la modalidad de taller, donde a los jóvenes se les entrega una serie de herramientas que los ayudarán cuando se les prenda la ampolleta y que podrán utilizar cuando quieran poner en práctica un negocio.
.
En la Universidad Adolfo Ibáñez, por ejemplo, quienes ingresan a estudiar ingeniería comercial deben cursar ocho talleres obligatorios de este tipo. En el segundo semestre, el profesor Germán Echecopar dicta “Taller de emprendimiento”, donde los alumnos arman proyectos de negocios, grandes y chicos. “En el primer proyecto se desarrolla la capacidad de venta y los alumnos deben ser capaces, a través de un producto, de generar 50 mil pesos de utilidades. Con ese capital semilla, después deben armar un puesto de venta en una feria de emprendimiento en la universidad. Es un ambiente muy competitivo y deben saber diferenciar su producto. Al final del curso viene el proyecto grande. Diseñan un plan de negocio y si se aprueba deben implementarlo por un mes, en enero, a tiempo completo. Ahí deben generar dos millones de pesos en ventas”, explica el académico.
.

En general, las universidades dictan este tipo de cursos en las ingenierías, como el caso de la Universidad de Chile. Ahí, en Ingeniería Civil Industrial e Ingeniería Comercial se concentra la mayoría de los electivos orientados al emprendimiento y a la innovación. Además, la Casa de Bello, a través de los Cursos de Formación General que se dictan en las diferentes facultades y que están abiertos a alumnos de todas las carreras, se incorporan ramos con esta orientación. Este semestre son dos: “Ecodiseño: Innovación tecnológica sostenible” y “El emprendimiento como gestión del cambio personal y social”.

.

También existen otros casos, como la Universidad del Desarrollo, donde los alumnos de todas las carreras tienen en su malla el curso “Emprendimiento y liderazgo”. Es obligatorio y deben tomarlo en el primer o segundo semestre de la carrera.
.
“Dependiendo de la carrera cambia el énfasis, pero es un curso completamente aplicado. Se le enseña algo a los alumnos y lo deben aplicar. Uno de los proyectos que hubo fue instalarse durante dos horas con un carrito en la universidad a vender hotdogs. Todos los grupos trabajan con las mismas salchichas y el mismo pan. Tienen que fijar precios y usar la creatividad para diferenciarse porque son hartos grupos. Cómo hacer para que las personas prefieran su hotdog. Ese día se vendieron dos mil completos”, cuenta Patricio Cortés, director ejecutivo del Centro de Emprendimiento e Innovación de la U. del Desarrollo.
.
En la Universidad Católica de Valparaíso han llevado la innovación a áreas como la bioquímica. “El tema está incorporado activamente en ingeniería industrial y comercial, pero en la escuela de ingeniería bioquímica, por ejemplo, tenemos una asignatura en tercer año en la que se trabaja en torno a un producto innovador, los alumnos lo desarrollan en el laboratorio y el curso termina con una feria donde presentan sus productos”, dice Gonzalo Ruiz, profesor del curso y director de Investigación e Innovación de la UCV.
.
La Escuela de Ingeniería de la Universidad Católica incorporó dos nuevos electivos este semestre, a los dos ya existentes: “Emprendimientos tecnológicos” y “Taller de creatividad e innovación”. “Los cursos los pueden tomar en cualquier año de la carrera, así que se da una interacción bien especial entre los alumnos porque son de diferentes años. Los sometemos a distintas etapas del emprendimiento y si bien el curso es teórico lo hacemos de la manera más práctica posible, de la manera más cercana a la realidad”, explica Michael Leatherbee, profesor de la Escuela de Ingeniería de la UC.

Vìa : innovacion.cl

Facebook

Twitter