IPod: innovación a toda prueba

En cuanto a diseños innovadores existe un caso que superó por mucho todo lo que se había hecho hasta ese entonces en cuanto a reproductores de música, cuando hace unos años la compañía Apple lanzó al mercado el iPod. El 23 de octubre de 2001 fue su presentación en sociedad e inmediatamente se destacó y diferenció de la oferta que existía en el mercado hasta ese momento.

Más allá de su utilidad, el iPod destacó por su diseño elegante y cuidado, muy diferente a todo lo que se había visto hasta esa época en cuanto a reproductores de música.

Desde que salió al mercado en su primera versión, conocida ahora como iPod Classic, varios otros modelos aparecieron después: iPod Mini, Nano y Shuffle. En febrero de 2007, Apple reportó un record de ingresos trimestrales de 7.1 mil millones de dólares, de los cuales 48% eran producto de las ventas de iPod. Hasta diciembre de 2008 se habían vendido 150 millones de unidades.

Con el diseño se le agregaron atributos a un producto que hasta ese momento, y en términos generales, era bastante similar entre todas las compañías que lo vendían en el mercado. De esta manera, el diseño innovador se trasformó en estrategia a partir de la serie de productos que se lanzaron a la venta para utilizar en conjunto con el iPod, como parlantes o cargadores. Por cierto que todos ellos diseñados con la misma distinción que el producto original

Facebook

Twitter